5 consejos para una vida más sana y más feliz BIENESTAR / NUTRICIÓN / SALUD

No es ningún secreto – las cosas más simples a menudo son las mejores

1 Come ‘primitivamente’.
El sentido común dicta que la mejor dieta es aquella basada en alimentos que hemos estado comiendo por más tiempo, en términos de nuestra existencia en este planeta. Estos son los alimentos con los que hemos evolucionado para comerlos y que mejor se adaptan. Los estudios demuestran que una dieta ‘primitiva’ formada por frutas, verduras, frutos secos y semillas, así como carne, pescado y huevos, es mejor para el control del peso y la disminución de los marcadores de riesgo de enfermedades, tales como enfermedades del corazón y diabetes. Esta filosofía de comida ‘primitiva’ te permitirá cortar el bombo de la comercialización y la información errónea en la dieta, y te permitirá elegir alimentos saludables con rapidez y confianza.

2 Mantente hidratada.
La hidratación lleva a cabo una gran cantidad de funciones, incluyendo actuar como un disolvente, es portador de nutrientes, regulador de la temperatura y desintoxicante del cuerpo. Mantener la hidratación puede tener una profunda influencia en nuestros niveles de vitalidad y energía, incluyendo el estado de alerta mental. Trata de beber suficiente agua para mantener la orina de un color amarillo pálido durante todo el transcurso del día.

3 Comer conscientemente.
En nuestro rápido ritmo de vida, puede haber una tendencia a comer mientras se está distraído y una se puede terminar consumiendo más alimentos de los que necesitamos y, al mismo tiempo, se pierde el placer culinario. Muchos de nosotros nos beneficiamos al comer conscientemente. Come más lentamente, tomando tu tiempo para saborear los alimentos adecuadamente. Una cosa en particular en que centrarse, es masticar bien los alimentos – no sólo nos ayuda esto a saborear los alimentos, sino que también ayuda en el proceso digestivo.

4 Duerme lo suficiente.
El sueño tiene la capacidad de optimizar la energía mental y física. Los niveles óptimos de sueño (alrededor de ocho horas por noche) están vinculados con un menor riesgo de enfermedades crónicas y mejora la longevidad. Una estrategia simple que te puede ayudar a asegurar que obtienes las cantidades óptimas de sueño, es ir a la cama más temprano. Meterse en la cama a las 10 pm o 22:30 es una inversión potencialmente útil, en términos de tu corto y largo plazo de salud y bienestar. Apagar el computador o la televisión temprano en la noche, es a menudo todo lo que se necesita para crear el tiempo y espacio para dormir más temprano.

5 Camina regularmente.
El ejercicio aeróbico, incluso algo tan sencillo y de bajo impacto como caminar, se asocia con una variedad de beneficios para el cuerpo y el cerebro, que incluyen un menor riesgo de enfermedades crónicas, combate la ansiedad y mejora el estado de ánimo. Trata de hacer alrededor de 30 minutos, de caminata a paso ligero, todos los días.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

« « Post anterior: | Post siguiente: » »