Habla con tus hijos sobre la economía FAMILIA Y RELACIONES

La comunicación abierta y la información apropiada para su edad, son claves para reducir el estrés de los niños.

En estos tiempos de tensión económica extrema, puede ser difícil no comentar los problemas de la economía del hogar, en frente de los hijos. Los temores sobre las hipotecas, la matrícula universitaria, la jubilación y los gastos del día a día, rondan las habitaciones de muchas casas de familia.

Los niños son muy resistentes. Sin embargo, los niños a menudo son muy conscientes de la tensión en el hogar, ya sea que provenga de las dificultades financieras u otros problemas y los padres a menudo subestiman la cantidad de su propio estrés que afecta a sus hijos.

Las preocupaciones financieras pueden tener un impacto devastador a largo plazo sobre los miembros más jóvenes de un hogar. Cuando los tiempos se ponen difíciles, las familias pueden entrar en un espiral descendente. Las dificultades económicas, tales como no poder pagar las cuentas o tener que irse a vivir con parientes, causan estrés a los padres, que pueden descargar su frustración en sus hijos o apartarse de ellos por completo.

Una vez puesto en marcha, el ciclo puede durar por generaciones. En un estudio, los niños cuyas familias enfrentan dificultades económicas durante su adolescencia, no sólo se convirtieron en padres ellos mismos antes que sus compañeros, sino también trataron a sus propios hijos con más dureza.

Lo que puedes hacer

Si bien la comunicación abierta entre padres e hijos es la base de una relación sana, los padres no deben sobrecargar a sus hijos. Puedes encontrar útiles estos consejos:

  • Aborda los problemas a los niveles apropiados para su edad. Lo que le dices a un niño más pequeño sobre la situación financiera de la familia, debe ser diferente a lo que le dices a un adolescente. Debido a que los niños pequeños pueden interpretar la situación más grave de lo que realmente es, por ejemplo, asegúrate de hacer frente a sus miedos. Los niños mayores y los adolescentes, que tienen una mayor exposición a las noticias, les puede resultar tranquilizador el discutir su comprensión de la economía y sus consecuencias para la familia.
  • Se consciente de como lo dices. Como los padres hablan de sus preocupaciones sobre la situación financiera influye en la interpretación de un niño. Los niños más pequeños pueden escuchar frases como “no tenemos ni un peso” y tomarlo literalmente. Habla con tus hijos y pídeles que expresen sus pensamientos e ideas, esto les ayudará a aclarar cualquier malentendido, a aliviar sus ansiedades y reducir su estrés.
  • Usa la crisis financiera como una oportunidad de manejar las expectativas de tus hijos acerca de las cosas materiales. Enseña a tus hijos a manejar el dinero de manera responsable, tal vez mediante la creación de sus propias “cuentas de ahorros”. Pon su dinero en el bolsillo y luego deja que paguen por los artículos pequeños que quisieron al hacer las compras. Si lo haces, les ayudarás a comprender la relación entre el dinero y los objetos, y también que puede que no sea realista esperar regalos caros este año. Centrarse en lo positivo y dar prioridad a lo que es importante – las relaciones con los amigos, la familia y la salud – también puede disminuir los temores de los niños y reforzar los valores sociales.

Presta atención a los signos de angustia en tus hijos, a los cambios en el sueño o el apetito, a pesadillas, o a la evasión de ciertas situaciones o personas. Da un buen ejemplo a la hora de aliviar el estrés. Toma un paseo en familia o juega un juego de mesa después de la cena. Estas actividades no sólo distraen las tensiones, sino también fomentan la vinculación familiar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

« « Post anterior: | Post siguiente: » »