Risoterapia. Haz de la Risa tu deporte favorito BIENESTAR

¿Alguna vez te ha quedado doliendo el estómago después de muchas carcajadas? ¿Te has reído tanto que te olvidas lo que te preocupaba? La risa tiene múltiples efectos en la salud tanto corporal como psicológica con resultados similares a los que tiene la actividad física. Te contamos las reacciones del cuerpo ante un episodio de risa.

La risa aumenta el ritmo cardíaco favoreciendo la circulación de la sangre, aumenta la producción de endorfinas, disminuye el estrés, relaja y equilibra la presión arterial. Efectos similares a los producidos por el ejercicio físico.

En el cuerpo la risa tiene grandes impactos. Con cada carcajada se ejercitan 400 músculos, incluso algunos del estómago que solo se ponen en funcionamiento con la risa. Lo que conlleva a una mejora en la digestión.

En estudios realizados sobre la influencia de la risa en el sistema inmunológico en la Universidad de Loma Linda en Estados Unidos, se determinó que la risa es eficaz en tratamientos de la salud como en los relacionados a disminuir el estrés o regular la presión arterial.

En el estudio, 14 voluntarios debieron ver comedias divertidas para después someterse a una serie de exámenes físicos. Se encontró una reducción de la sensación de estrés, aumento en número de células T inmunes y reducción de la presión arterial.

Otros estudios realizados por el Instituto Mexicano del Seguro Social concluyen que la risa es efectiva para activar el organismo y liberar endorfinas, lo que tiene implicaciones directas en la regulación de la temperatura corporal , el hambre y el dolor.

Es por esto que varias asociaciones que trabajan con el humor como terapia proponen elevar la risa a la categoría de deporte por sus múltiples efectos beneficiosos en la salud corporal y psicológica. Aunque en términos de tiempo el deporte tradicional resulta más rápido y efectivo pues para compensar 3 minutos de ejercicios físicos se requiere una carcajada de 10 minutos.

Algunos estudiosos del humor y la risa como terapia señalan que la calidad de vida de una persona con una enfermedad crónica puede mejorarse a partir del bienestar que conlleva la risa y un estado de ánimo optimista. La risa resulta eficaz también en la reducción de riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y diabetes, como lo hace la práctica regular de un deporte.

02. Risoterapia

El humor terapéutico o “Risoterapia” ha tomado fuerza en los últimos años con la aparición de clubes de la risa y otros grupos que tratan diferentes afecciones a través de la risa. Norman Cousins, pionero de esta técnica creó en 1988 la “Asociación para el Humor Terapéutico y Aplicado” después de haberse recuperado de una grave enfermedad a partir de la risa que le generaba la visualización de comedias.

Esta asociación define el humor terapéutico como “cualquier intervención que promueva la salud y el bienestar estimulando el descubrimiento alegre, la apreciación o expresión de lo absurdo o lo incoherente de las situaciones de la vida”.

Lo que se puede decir es que la risa crea una sentimiento de optimismo que mejora el estado psicológico y puede tener repercusión en los efectos de ciertas afecciones.

La risa es muy eficaz cuando hace falta bajar una presión arterial alta o deshacerse del estrés o la depresión. Además, es un remedio muy avanzado, en comparación con medicinas o vitaminas especiales, cuando se trata de fortalecer el sistema inmune de un ser humano.

Las características curativas de la risa fueron comprobadas en el marco de un experimento realizado sobre un grupo de 14 voluntarios. Los participantes se vieron ‘obligados’ a disfrutar de unas comedias muy divertidas, que les permitieron seguir riéndose durante 20 minutos. Al transcurrir ese período, se sometieron a pruebas.

Los médicos descubrieron que se redujo considerablemente la tasa de hormonas del estrés en la sangre, aumentó el número de células T inmunes, y bajaron la presión arterial y el nivel del colesterol.

Además, la ‘terapia de risa’ provocó un buen provecho, como si hubieran acabado de pasear al aire libre durante unas cuantas horas.

Nuestro consejo:

Acércate  a un espejo, mírate, respira, sonreír y después lanzarse piropos durante un minuto de reloj: “¡Qué guapa estoy!”, “¡Qué nariz más simpática!”, “¡Vaya boca deliciosa!”… Y es que así, ( No importa que te sientas rara) enviamos al cerebro una señales positivas que hace que cambie nuestro estado de ánimo.  Animate!! Seguro que una sonrisa te sacas.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Código de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

« « Post anterior: | Post siguiente: » »